8 Alimentos ricos en colágeno para combatir la flacidez

8 Alimentos ricos en colágeno para combatir la flacidez

La flacidez es un terrible enemigo de la estética, que se presenta por la disminución o la debilidad de los tejidos como el colágeno y la elastina. El abdomen, los glúteos, muslos o la parte interna de los brazos son solo algunas de las zonas en las que más fácilmente se asienta.

La flacidez está estrechamente relacionada con nuestra genética, pero también con el estilo de vida y la alimentación: la falta de nutrientes y proteínas de calidad, sobre todo, pueden acelerar el proceso, ya que estas últimas son fundamentales para desarrollar y mantener nuestros músculos en buen estado. Los embarazos, las pérdidas bruscas de peso, el exceso de harinas y el sedentarismo, entre otros factores, ayudan a que este problema se desarrolle.

Consumir alimentos ricos en colágeno  o que ayudan a aumentan la producción de colágeno es una buena forma de combatir esa pérdida y desgaste natural provocada por el envejecimiento.

Agua

Tener un cutis envidiable no solo es cuestión de edad, para lograr una piel suave y tonificada se necesita hidratarla todos los días. Beber agua (10 vasos diarios) es indispensable para conservar la hidratación y favorecer la producción de colágeno. Cuando la producción de colágeno disminuye, la piel retiene menos agua, se hace más delgada y pierde su capacidad de conservar nutrientes.

Pescado y marisco

El consumo de pescado blanco, el salmón y otros pescados ricos en Omega 3 potencia los beneficios del colágeno natural, también son ricos en calcio lo que evita el deterioro de los tejidos.  A su vez da un aporte de proteínas imprescindibles para mantener los músculos más firmes.

salmon-1238248_640

Pepino

El uso más popular del pepino es crudo, como ingrediente de las ensaladas. Pero, gracias a que está compuesto en más de un 95% por agua, actúa como un potente hidratante cutáneo. Además, posee vitaminas B y C, propiedades suavizantes y una rica cantidad de enzimas que lo convierten en aliado excelente para hidratar y aportar vitalidad a la piel, y combatir la flacidez.

cucumber-gaf993f30e_640

Aceite de Oliva

El aceite de oliva puede ayudarnos gracias a sus ácidos grasos monoinsaturados, mayoritariamente el ácido oleico, la vitamina E y los polifenoles, cuyo poder antioxidante resulta indiscutible.

olive-oil-968657_640

Carnes

Las carnes constituyen un elemento nutricional importante de nuestra dieta. Por su alto aporte de colágeno, destacan las carnes de: vaca, pollo, cabra, buey, venado, cerdo (sobre todo las patas). También son muy ricos en proteínas y colágeno los callos y despojos, como morros, manitas de cerdo, patas de vaca, caldo de huesos, etc.

food-g880b2f87f_640

Frutos secos

Las nueces, pistachos, almendras, o avellanas tienen una generosa cantidad de vitaminas E y B que ayudan a estimular el crecimiento de la elastina para tener una piel tersa, suave y firme. Esto también es imprescindible para combatir la acción de los radicales libres, aportar hidratación y ayudar a regenerar las células previniendo el envejecimiento y la flacidez.

nuts-gfb5e9f5fe_640

Alimentos ricos en  vitamina C

La vitamina C tiene un papel importante en la producción de colágeno,  consumir alimentos ricos en vitamina C es fundamental. Naranjas, limones y limas, fresas, frambuesas, arándanos, moras son frutas muy ricas en vitamina C, además los frutos rojos son ricas en antioxidantes, frutas tropicales como el mango, el kiwi, la piña y la guayaba también son ricas en vitamina C. La guayaba además tiene zinc, otro factor importante para la producción de colágeno.

naranja-limon

Huevos

Los huevos cuentan con excelentes propiedades para los seres humanos, pero lo mejor de todo en este sentido es su colágeno, que conforma hasta un 40% de la membrana interna de la cáscara, activando el desarrollo de los fibroblastos de la piel que generan colágeno tipo III y se encargan de preservarla elástica, renovando las células a medida que se van desgastando.

eggs-gf45351013_640

Imágenes pixabay

No te olvides del ejercicio. Nada, camina, haz pilates o monta en bicicleta, cualquier opción es útil, la idea es ponerte en movimiento. Recuerda, los ejercicios localizados permiten identificar el área donde se tiene flacidez y atacarla de forma específica.

Todos los comentarios

Dejar un comentario